Badajoz

Situada al Suroeste de España a orillas del río Guadiana es la puerta de entrada natural a Portugal a tan sólo seis kilómetros, es la capital de la provincia más extensa de España, cuenta con una población de 150.000 habitantes y ha estado siempre marcada por este carácter fronterizo.

Badajoz es una ciudad tranquila, donde la simpatía y la gentileza de sus gentes hacen que la visita a la ciudad sea muy agradable.


Muy cerca

Cuenta con una importante infraestructura de carreteras que la unen con ciudades como, Sevilla a tan solo 200 km o la Autovía de Extremadura, que la une con Madrid a 400 km y Lisboa a 200 km.



Expresión de talento

Un recorrido por su casco histórico nos descubrirá unas murallas de origen árabe, interesantes monumentos y pintorescas calles y soportales. Badajoz es, además, un buen punto de partida para acercarnos a la Tierra de Barros, Mérida y el Parque Natural de Cornalvo.

Badajoz se remonta a la época visigoda, pero es en el siglo X, bajo mandato de los árabes, cuando cobra importancia llegando a ser capital de uno de los reinos de taifas después de la caída del califato de Córdoba.



Esplendor cultural

Durante dos siglos la ciudad será conquistada y reconquistada por musulmanes y cristianos en diversas ocasiones. En 1230 es definitivamente conquistada por Alfonso IX de León que la incorpora a este reino. En los siglos posteriores Badajoz ha jugado siempre un papel fundamental como plaza estratégica, dada su situación fronteriza, lo que la llevo a enfrentarse en diversas ocasiones a las tropas portuguesas y a vivir dentro de los límites de sus murallas hasta entrado el siglo XX.


Cuna de conquistadores

Cuna de célebres conquistadores, reúne una perfecta combinación de monumentalidad y encantos naturales, posee bosques que son refugio de especies protegidas, ciudades que cuentan con núcleos antiguos perfectamente conservados y multitud de monumentos.

Algunos de los mejores ejemplos de arquitectura romana se encuentran en Mérida, ciudad declarada como Patrimonio de la Humanidad, que conserva un gran puente y un bellísimo teatro, que junto al Museo Nacional de Arte Romano, la hacen uno de los mejores conjuntos que puedan verse de esta civilización.




Placeres para los sentidos

En cuanto a la Gastronomía merece la pena probar la cocina extremeña, su producto estrella es el cerdo ibérico, cuyos jamones y embutidos son una auténtica delicia.

También cuenta con quesos de gran calidad y platos como las migas, el conejo en salmorejo, la perdiz preparada de diversas formas y una riquísima y variopinta gama de repostería.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el siguiente enlace para mayor información sobre las cookies ACEPTAR